Seleccionar página

Decálogo Theroux sobre viajar

Decálogo Theroux sobre viajar

Paul Theroux es algo así como el escritor contemporáneo más conocido de literatura de viajes. En sus libros narra sus peripecias vitales fruto de sus numerosos viajes. 

Nos deja este interesante decálogo de 10 puntos en el Tao del viajero (Alfaguara):

  • Deja tu casa
  • Lee alguna novela sin relación con el lugar donde estés
  • Haz algún amigo
  • Ve solo
  • Viaja ligero
  • Escribe un diario
  • Cruza a pie la frontera
  • Ve por tierra
  • Lleva un mapa
  • Evita usar el móvil

En esencia recoge lo que muchos mochileros pensamos sobre lo que significa «viajar». 

Ahora, si bien un buen mochilero tiene que viajar en esencia solo y a pie, esto no impide que partes de su viaje los emprenda en diferentes medios de transporte. 

Tampoco es un sacrilegio cruzar ninguna frontera en otro medio distinto que el del tren de San Fernando (un ratito a pie y otro caminando) si la cosa surge.

Si que respaldo incondicionalmente las premisas de viajar solo (uno solo es un viajero, más de uno turistas) e ir ligero de equipaje (para llevar muchos trastos mejor quedate en casa con todas tus comodidades materiales).

Y luego hay puntos que son un poco psicologistas (ni es necesario escribir ni leer en todo el viaje si no se presta el asunto). Yo en mi caso sí suelo llevarme algún libro pendiente, aunque tenga poco que ver con mi destino. Con que me apetezca leerlo suficiente. Y para escribir pues según me de por ahí. A veces escribo al final de cada jornada del viaje y otras cuando regreso a casa. Eso sí, estoy acostumbrado a tomar pequeñas notas cada día, incluido cuando viajo.

Lo que si me parece fundamental es establecer algún tipo de contacto con alguien que se cruce en tu camino. No importa si es poco profundo, ya que ayudará a clavar como de una chincheta se tratase los recuerdos de tu viaje. Los encuentros son buenos recordatorios espaciales y temporales. Yo prefiero ir a mi bola sin hacerme notar mucho, pero tengo grandes recuerdos de personas que he encontrado en muchos de mis viajes. Con algunos tuve un trato más superficial y otros un trato más profundo que se mantiene a día de hoy. Estos encuentros fortuitos ya forman parte de nuestra vida, por muy insignificantes que hayan sido. Supongo que la mente es retentiva y salir de nuestra rutina hace guardar estos encuentros como oro en paño en nuestra memoria…

Pues bien, este es el decálogo the Theroux. ¿Cómo sería el vuestro?.

 

Mi Casa,

15 de Septiembre 2020

@edumecenas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recién salido del horno

Comentarios recientes

    Comentarios Recientes